Pues eso, que l’Anhedónicu Miserable fue al Aramo, a esa montaña tan máxica pa él. Xugó colos regatinos que facía pel camín la nieve fundío, falo con un ganaderu d’esos que nun tienen falta de llevar ropa técnica pa dar mil vueltes a cualquier montañeru, con un mastín, que nun-y respondió nada, y con una técnica del ayuntamientu quirosanu que-y confimó que l’estrozu del Aramo sigue alantre con pasu firme.

100_3156
.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>