ufa

Alfa y Omega son la primera y la última letra del alfabeto griego, y decoran los frescos de las paredes de la San Julian de los prados ( esa joya del arte asturiano devorada por una autopista). Sus significado nos remonta la libro del las revelaciones del apocalipsis (los últimos serán los primeros) y son una manera simbólica de referirse a ese  principio inmutable principio y fin de todas las cosas. Toda historia debe remitirse en última instancia este principio que decora nuestra bandera y explica a la perfección la catarsis colectiva que provoca cada partido de UFA Oviedo Baloncesto en el oráculo de Pumarín y que están convirtiendo a nuestro equipo en la autentica revelación del BA-LON-CES-TO. El partido de ayer  comenzó una hora y media antes de su principio, cuando la cola para adquirir las ultimas entradas doblaba la esquina, y en el ambiente se respiraba otra tarde de BA-LON-CES-TO mágico. En frente un histórico como el CB Breogan que llego con todo su arsenal, incluido su fiel y ruidosa afición que no fueron capaces de sobreponerse al efecto Pumarín ayer a rebosar y vestido de sus mejores galas.

La historia del partido de ayer es un clinic de liderazgo.  En los animales sociales y el ser humano lo es aunque no lo parezca , alfa es el individuo con un rango social más alto, el líder al que todos siguen,  ayer sobre la cancha este rol fue pasando de mano haciendo imposible para el entrenador del Breogan encontrar las claves de un partido que tuvieron en sus manos por momentos pero en el que los locales, gracias a sus hábitos colectivos les pasaron por encima, sobreponiéndose a un primer cuarto (29-20) impecable de los gallegos y la lesión de Juan García. Fue en estos momentos de crisis, donde todos dudábamos cuando emergió Agustín Prieto, con su liderazgo basado en la defensa y el orgullo y también un triple clave, en nuestro momento más bajo que nos permitió seguir en el partido y llegar vivos al final de la primera parte terreno abonado al talento de Victor Perez que con un triple a tablero nos permitía respirar (37-41)

El liderazgo como dominación entiende que en todo grupo humano emergen estas jerarquías como resultado de la competición de sus miembros por recursos escasos (minutos) y aquellos con más éxito al acceder a estos recursos acaban dominado al grupo dividido desde entonces en lideres y seguidores. Pero esta teoría olvida que la mejor forma de acceder a esos recursos escasos es la cooperación y que en el juego el éxito no puede ser monopolizado, como demostró el equipo de salida en el segundo tiempo donde empezó a romper el partido siguiendo los pasos de Diego Sanchez, un autentico profeta en su tierra, que ayer con 7-10 en triples lideró al equipo por momentos y nos permitió adelantarnos 62-58 al final del tercer acto.

No hay lideres a priori, cualquier persona es capaz de jugar ese rol que emerge del propio proceso grupal cuando aparecen las circunstancias apropiadas con el objetivo de alcanzar el bien común, como sucede en Pumarin donde ayer fueron claves el público y también los chavales de la mopa (tenemos que jugar todos) que robaron en el último cuarto los suspiros necesarios para que el equipo justo de fuerzas con solo 7 hombres en la rotación, recuperara el aliento necesario para la exhibición defensiva que estaba realizando con un Van WicjK inmenso en las ayudas (25 de valoración) y el control en ataque con un Cardenas esplendido MVP del partido con 27 de valoración y 9 asistencias que levanto al público de sus asientos poniendo el definitivo 80-66 en el luminoso del fortín inexpugnable de pumarín en esta historia de revelaciones que promete poner boca a bajo el orden establecido en la LEBoro, la semana que viene nos vamos a Melilla, retransmisión que podréis seguir en directo un viernes más en las ondas libres de radioQk. La radio del Baloncesto en Oviedo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>