Los Capítulos Prohibidos de Corín Tellado se enorgullecen de presentar en primicia y de primera mano un audio de 25 minutos sobre los disturbios londinenses.

Nuestro corresponsal en Londres nos presenta y analiza la perspectiva revolucionaria de los aconteciomientos y como son tratados por los mass-media.

4 thoughts on “AUDIO SOBRE LOS DISTURBIOS DE LONDRES

  1. Un buen amigo griego (con un castellano excelente) me ha enviado el siguiente texto. Disfrutenlo ustedes porque no tiene desperdicio.

    GRECIA 2008-INGLATERRA 2011

    “Cuando recortas beneficios sociales, puestos de trabajo, cuando abusas del poder, haciendo distinciones, llevando a la gente en la pobreza extrema y la disparas, mientras te niegas a dar respuestas y justicia, la gente se va a rebelar y expresará su rabia y su frustración, si te niegas a escuchar sus gritos. La rebelión es el lenguaje de los oprimidos”.
    (Martin Luther King)

    Diciembre de 2008, Atenas: Un policía dispara a sangre fría al 15añero Aléxandros Grigóropulos.

    Agosto de 2011, Londres, Tottenham: Un policía mata al 29añero Marcar Dougan.
    A Aléxandros inicialmente lo culparon de actitud agresiva hacia la Policía, lo llamaron “un vagabundo común”. Al principio trataron de encubrir el asesinato, alegando que se disparó el arma (N.d.T.del Policía). A Mark le imputan la tez de su piel, su origen de un barrio marginal de Londres, su enfrentamiento con la Policía, sin embargo, sin dar más detalles o pruebas. Según los medios británicos, el caso de Mark no refleja el problema de la exclusión social que enfrenta el distrito de Tottenham, sino “su propia irresponsabilidad y pereza” [1].
    Marc fue asesinado en Tottenham, una de las zonas más pobres y desfavorecidas del norte de Londres, con el desempleo rozando un 10,9% (según las cifras oficiales). Aléxandros dejó su último aliento en Exárjia, un barrio vivo de Atenas, que se caracteriza por la creatividad, el carácter revolucionario, así como la represión. En aquel año, en Grecia, la tasa de desempleo de los jóvenes llegaba al 22,7% (pero como es bien conocido, en Grecia había varios miles de jóvenes trabajadores sin seguridad social y subempleados en programas de tipo stage, etc, mientras que la tasa de desempleo real es mayor, debido a categorías “incalculables”, como los soldados, los inmigrantes que no han logrado “legalizarse”, etc), o sea que en realidad era la más alta de todos los países de la Eurozona y de la UE de los 27.
    Inmediatamente después del asesinato de Aléxandros, se convocó una asamblea en la vieja Escuela Politécnica de Atenas (Politejnío), se hicieron llamados a manifestaciones en todas las ciudades de Grecia, así como eventos de solidaridad en todo el mundo. La eliminación de una vida por un órgano del Estado, fue en aquel entonces la oportunidad para manifestaciones durante mucho tiempo, sin precedentes con respecto a su pulso y a la cantidad de la gente que participó en ellas. Fue la oportunidad para ocupar decenas de edificios, para enfrentamientos extendidos por todo el país. Cientos de miles de alumnos, trabajadores, desempleados, personas mayores, llenaron las calles del país. El asesinato fue, en aquel entonces, el colmo que rebasó el vaso de la furia masiva (aunque entonces todavía no habíamos entrado en la actual “crisis económica”).
    Después del asesinato de Marc, comenzó una protesta espontánea en Tottenham, de cerca de 200 personas, entre ellas familiares y amigos de la víctima. Conforme se va haciendo de noche, más gente sale a las calles, comienzan los ataques a unos minivans de periodistas del conservador BBC y Sky News, a cadenas de tiendas departamentales y a todos los símbolos del “sueño” del capitalismo contemporáneo. A medida que pasan las horas y los días, pequeños núcleos de manifestantes se extienden a otros barrios de Londres, con los medios de comunicación llamando al Ejército a intervenir (BBC news), con llamamientos a los padres a guardar a los niños en casa, haciéndose obvia la situación embarazosa en la que se encuentran, por lo “imprevisto” de tales escenas de violencia en el corazón del Londres pre-olímpico. En Grecia, en diciembre de 2008, cuando parecía que las reacciones estaban culminándose según iban pasando los días después del asesinato de Aléxandros, unos políticos conocidos (procedentes del bando político neoliberal o de extrema derecha) expresaron opiniones similares, como por ejemplo que el Ejército debía y podía intervenir. El primer ministro, sin embargo, después de vacilar, decidió que la situación se calmaría más fácilmente, sin la intervención del Ejército. En cambio, el gobierno británico mantiene una postura más intransigente. La ministra de Relaciones Exteriores, Theresa May, y el primer ministro del país, David Cameron, afirmaron que la ley iba a imponerse estrictamente. También, muchos ministros conservadores hicieron referencia al uso de cañones de agua para reprimir las manifestaciones. [2]
    Una diferencia clave entre las condiciones de las dos rebeliones, es la actitud de la sociedad hacia ellos. Si bien en ambos países acababan de estallar grandes escándalos (el escándalo del monasterio de Vatopedi en Grecia, el escándalo de las intervenciones telefónicas en Inglaterra), la sociedad griega se puso del lado de los manifestantes (con la excepción de unas personas de extrema derecha y neo-liberales, y de una pequeña parte de los “centristas”, compuesta principalmente de comerciantes que consideraron que se ven afectados sus intereses personales). Hasta cierto punto (en Grecia) se comprendió este estallido de violencia. En Inglaterra, a pesar de la enorme desigualdad social, la controversia interna se encuentra todavía en sus inicios (no hay que olvidar que aún están en vigor los privilegios de la familia “real”). Por lo tanto, la Prensa británica condenó sin rodeos los acontecimientos, habló de la imposición del orden por cualquier medio, ignorando, por una vez más, los problemas internos de estas zonas aisladas.
    Sin embargo, lo que condenan no es solamente el hecho de que algunos destruyen edificios, prendiendo fuego a tiendas. Haciendo todo lo posible para fortalecer la ética del trabajo y el carácter sagrado del productivismo, cuelan de manera taimada el mensaje que los rebelados “lo quieren tener todo gratis y no respetan el valor del trabajo”. Es decir, por una vez más se escucha la propaganda oficial que distorsiona la realidad, tratando de colar a la sociedad la opinión que “cualquier persona que no se las ha arreglado, cualquiera que no ha realizado el sueño que la sociedad consumista ofrece generosamente, es el único responsable de su ‘ fracaso “, es incompetente, perezoso, inculto, deficiente, en todos los sentidos de las palabras y debería compadecerse a sí mismo”. Aquí, entonces, podemos sacar la siguiente conclusión: durante las movilizaciones en Grecia, en 2008, el pueblo griego ejercía presión para que los manifestantes se quedaran en las calles y que la Policía se marchara. En Inglaterra, sin embargo, vemos que la presión es ejercida por y hacia la dirección contraria: que se vayan los rebelados de las calles y que se imponga la “ley” por cualquier medio. [3]
    El problema de la despolitización
    Lo que no es capaz de entender el movimiento político británico “radical” (y todos los movimientos anti-capitalistas) es que los rebelados no están politizados. En cambio, el diciembre de 2008 radicalizó a un fragmento grande de la juventud, ya que la contribución del movimiento anti-autoritario en manifestaciones, ocupaciones, información e interacción ideológica, fue enorme. Se trata de los mismos jóvenes que desde mayo están llenando las plazas del país, participan en asambleas y están buscando caminos para una nueva institución de la sociedad. Los disturbios en Londres, sin embargo, no están representados por algún bando político. No expresan ninguna ideología política, sino una reacción generalizada, que simplemente refleja la despolitización de la opinión pública británica. Estamos ante el estallido de unos conflictos totalmente espontáneos y generalizados, de los cuales si el movimiento radical se aprovecha adecuadamente, se puede hablar de la creación de un movimiento anti-capitalista masivo.
    ¿Pero por qué la falta de conciencia política es peligrosa? [4] Porque la falta de una propuesta política conduce a acciones de autodestrucción. Como, de hecho podemos ver en el siguiente vídeo, un grupo de gente joven (probablemente los participantes en los incidentes), tratando de ayudar a un hombre que está sangriento y tumbado en la acera, abren su bolso y roban su comida… ¿Puede ser este caso un incidente aislado, puede ser que no. Sea como sea, esta imagen será utilizada por todos los medios de información masiva con el fin de colar a la opinión pública el concepto de que los disturbios están incitados por saqueadores, quienes no tienen nada que reivindicar, no tienen ninguna contra-opuesta que hacer, sólo han encontrado una oportunidad para expresar su narcisismo.
    Aun cuando no existiera este material, la despolitización es el mejor aliado de la propaganda de los media. Es decir, podría ser usada la falta de objetivos políticos por los medios británicos con el fin de que estos jóvenes fueran presentados como unos elementos subversivos, que sin motivo alguno destruyen y saquean. Pero, ¿quién debe ser culpado de esto? Los jóvenes, por supuesto que no, pero el propio régimen sí. La adicción al consumo, a la prosperidad falsa que durante más de dos décadas estuvo importunando a la sociedad británica y no ha dejado mucho espacio para la politización. En cambio, sin embargo, nosotros mismos somos los que debemos posicionarnos, conferir nuestro matiz a los hechos, ayudar a la frustración a seguir una dirección política de reivindicación social, no sea que permanezca condenada al fracaso de la trampa del Sistema, en la que cae sin querer, en vez de culpar sólo a los jóvenes.
    La índole del problema
    Lo que muchos marxistas ignoran, es que los disturbios en Londres no tienen que ver exclusivamente con cuestiones de índole económica. La mayoría de los rebelados, viven de las subsidios de desempleo, proporcionados por el gobierno británico a cada solicitante de empleo, así como del subsidio de alquiler o viven en residencias obreras que les proporciona el ayuntamiento. Ciertamente, el desempleo y la falta de sueños, refuerza el sentimiento de ira y la exclusión social. Como declaró Rizwana Hamid (residente de Tottenham) en BBC (London riots: “La gente se siente como animales enjaulados”), la alta densidad de la población resultante de la cantidad excesiva de las personas alojadas en la viviendas obreras miserables, como unos animales encarcelados, desencadena reacciones.

    Sin embargo hay algo más detrás de la cuestión económica: se trata de la alienación y la presión ejercida a todos los niveles por la élite política e ideológica, ya sea a nivel psicológico (propaganda, represión de la conciencia, calumnia, a través de la grosera cultura dominante: “el que no tiene el potencial de ascender económicamente, es perezoso e irresponsable”, censura [5]) o a nivel físico (represión policial, vigilancia de cada espacio con un circuito cerrado CCTV, criminalización de ideas y actitudes, conservadurismo social). Pues conocían de sobra los políticos que la bomba estaba a punto de explotar en algún momento, que este modelo social del thatcherismo está ya podrido, que a partir de finales de los 80 la sociedad británica está social, política e ideológicamente esterilizada. Sin embargo, ignoraron las consecuencias de sus opciones. Esta misma práctica fue seguida también por el liderazgo político griego, ignorando el destrozo de los sueños de la juventud y su creciente marginación, tratando de responder a la desesperación con más represión y autoritarismo, dando de este modo el pretexto para cualquier arbitrariedad por parte de la Policía.

    El diciembre de 2008, sin embargo, fue también un pretexto para el aumento de la represión. Su ejemplo nos enseña que la violencia por sí sola no conduce a un resultado grave o revolucionario. A menudo es necesaria como una forma de auto-defensa de la sociedad contra la violencia de la clase dominante, pero no constituye una escapatoria hacia una dirección positiva. La rabia y la indignación son unos sentimientos y como tales han de ser vistos. No nos permitamos basar nuestras intenciones rebeldes en unos sentimientos pasajeros o crónicos. Contemos con reflexiones, con propuestas, con un esfuerzo común de formar el día de mañana a través de procesos de democracia directa, tales como las asambleas populares, las acciones en común que apunten a la formación del mañana y no a la mera destrucción del hoy.
    Los templos de la doctrina, ya se llamen bancos, grandes almacenes, iglesias o centros de Poder, no son destruidos por un mero incendio. Son superados y auto-destruidos, cuando dejamos de apoyarlos, creando nuestras propias anti-estructuras como sociedad, y dejando de apoyar las estructuras listas del Poder de turno. Pero cuando te has consumido en un conservadurismo tan paranoico, en el que dominan opiniones como la siguiente: “restauren las varas en las escuelas”, “a lo mejor es hora de restablecer el servicio militar para asegurar que los jóvenes respeten a sus superiores” o “poner a los anarquistas fuera de la ley”, entonces en algún momento esperas tener unos resultados relativos. Por supuesto, nuestra respuesta a la pregunta de si este tipo de violencia nos expresa, es un NO tajante. Pero no se puede encarcelar una sociedad entera en un frasco esterilizado, no se puede imponer la moralización del trabajo y el carácter sagrado de la producción en todos los niveles sociales, no se pueden convertir los ciudadanos de todo un país en dóciles instrumentos de una oligarquía, y acusar a las consecuencias de tus acciones, ignorando la raíz del problema (es decir, tus mismas opciones). O hay que cambiar la sociedad, o aceptar las consecuencias de tus acciones. Tu mismo tendrás que elegir…
    ___________________________________________________
    [1] La ética del trabajo es un concepto predominante en Gran Bretaña. Está incluida en la agenda de los recortes del gobierno conservador. De aquí en adelante, se tendrá que trabajar para disfrutar de los servicios de sanidad, educación y, en general tener acceso a varios servicios, en lugar de esperar la ayuda del Estado.

    [2] En Gran Bretaña no es nada minoritaria la opinión que quiere que los ciudadanos sean candidatos a matarse de disparos de la Policía, a pesar de que no han cometido ningún delito. Existe, de hecho, un reciente incidente de un asesinato a sangre fría y su encubrimiento por la Justicia: el caso Menéndez. La sociedad británica se dividió respecto de la sentencia del juicio en 2008 y se propagaba mucho la opinión de que Menéndez tendría que esperar a que le pudieran tirar a matar en cuanto estaba a punto de huir.
    [3] En este punto, queremos dejar claro, una vez más, que la sociedad que deseamos, no será una sociedad sin ley, sino una sociedad en la que sus propios miembros serán capaces de regular las leyes relativas a sus propios intereses y sus propias vidas. No los políticos y los oligarcas, sino directamente el pueblo, la comunidad… A esta sociedad llamamos autónoma y sobre la base de esta propuesta, luchamos contra la heteronomía de la sociedad moderna. Hemos elegido esta propuesta porque creemos que nadie es capaz de determinar su destino mejor que él mismo, ya sea un individuo o un conjunto de personas. Creemos que las leyes no tienen que ser instituidas por alguna autoridad a priori (Dios, nación, raza, los expertos, el partido, las leyes del mercado, las leyes de la historia), sino que son nuestra propia creación. En resumen, como decía Cornelios Castoriadis “no a la ejecución de las decisiones, sin la participación en la toma de las decisiones”.
    [4] En este punto señalamos que no estamos hablando de la conciencia política sobre la base de unas ideologías triviales (que los rebelados tendrían que ser anti-capitalistas, izar banderas rojas, etc), sino del concepto general del cambio social, es decir, que la situación no puede avanzar tal y como está y por eso es necesario un cambio social. En cambio, lo que vemos son jóvenes que probablemente ni siquiera saben que es la producción capitalista, la propuesta socialista, pero están expresando una insatisfacción, que no conduce a ninguna parte, excepto a actos de violencia.
    [5] Snapshot: Darcus Howe, escritor, está hablando a BBC sobre los disturbios y el maltrato de la juventud por la Policía. Lo que notamos es la manera de la que los periodistas están tratando de censurar una voz que va más allá de las creencias conservadoras establecidas. Este material también se quitó de los servidores del BBC. Fue rescatado gracias a un usuario que había colocado su filmadora delante de la pantalla del televisor, justo cuando se proyectaba la entrevista del escritor anciano…

  2. LA INSURRECCION DE LA SUBCLASE INGLESA (Takis Fotopoulos de “Democracia Inclusiva”)

    Enviado por Gavroche en Jue, 08/25/2011 – 12:33

    Artículo publicado originalmente en The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 7, No. 2 (Summer 2011)

    Introducción: el significado del término “subclase”

    El levantamiento espontáneo de la “subclase” británica fue, por supuesto, fácilmente aplastado por la enorme fuerza que el Estado acumuló contra ésta, ilustrando una vez más una de las principales lecciones de la historia: que los levantamientos espontáneos nunca pueden derrocar un sistema socio-económico (aunque sí su personal político) si no están respaldados por un movimiento político organizado con su propio proyecto antisistémico, su propia visión de la sociedad futura y una estrategia de transición para pasar de aquí a allí.
    Sin embargo, es importante evaluar la importancia de esta insurrección –que no es la primera (véase, por ejemplo, las insurrecciones similares en Francia[1] y Grecia[2] hace un par de años) ni será, por supuesto, la última, como reconoce incluso una revista sistémica como Spiegel[3]- y, en el proceso, tratar de interpretar sus causas y efectos. De hecho, todas estas insurrecciones por parte de lo que podemos denominar la “subclase” representan, en mi opinión, la tardía reacción de las principales víctimas de la globalización neoliberal y particularmente de aquellas que aún no han sido integradas en esta, a pesar de los buenos esfuerzos de la izquierda reformista, o lo que yo denomino la “izquierda” degenerada[4].

    Pero, primero, es necesario aclarar el significado de “subclase”, ya que aquí, obviamente, no es un término utilizado en el sentido peyorativo habitual de “pobres” o “Lumpen” (proletariado) –el significado que vemos tan a menudo en los diferentes análisis de los medios de comunicación sistémicos. En cambio, deberíamos entender por “subclase” las víctimas por excelencia de la globalización neoliberal, es decir, los desempleados y los marginados, aquellos que viven cerca del nivel de subsistencia y particularmente los jóvenes sin futuro: en una palabra, los sans culottes de hoy, que no pertenecen a ninguna de las clases sociales establecidas ya que no han sido integrados (aún) en el sistema social de la economía de mercado internacionalizada y su complemento político, la “democracia” representativa –a diferencia de la clase trabajadora, por ejemplo, que ha sido integrada en éste en diversos grados. Así pues, la subclase es muy peligrosa para las élites, no porque pueda derrocar el sistema sino porque les fuerza a contraatacar inevitablemente para aplastar sus frecuentes insurrecciones, revelando así la verdadera naturaleza de lo que se hace pasar por “democracia” hoy en día –un sistema político basado en última instancia en la violencia física para reproducir la violencia económica sobre la que está fundado. Además, la reacción de las élites podría llevar a otros grupos sociales que actualmente sólo están parcialmente integrados en el sistema (personas con ingresos bajos, trabajadores temporales o a tiempo parcial, etc.) a participar en las insurrecciones del futuro y/o –aún peor para las élites- a organizarse “desde abajo” con el objetivo de trascender los sindicatos y partidos controlados por el sistema y crear un movimiento antisistémico.

    Las insurrecciones del futuro, si están motivadas por un proyecto antisistémico como el proyecto de la Democracia Inclusiva, podrían a su vez establecer las condiciones para una sociedad futura con una distribución igualitaria de todas las formas de poder, es decir, sin relaciones o estructuras de poder –la causa última de cada aspecto de la crisis multidimensional actual [5].

    La “criminalidad” de los insurrectos frente a la criminalidad real de las élites

    La insurrección de la subclase británica fue considerada por todo el establishment británico y sus seguidores –la clase burguesa y, particularmente, la pequeña burguesía- como un caso de “pura criminalidad”. En otras palabras, los verdaderos criminales de las élites políticas, económicas y culturales han condenado las víctimas de su propia criminalidad y han estado pidiendo y tomando el peor tipo de venganza contra ellas por rebelarse contra un sistema que ha estado destruyendo sus vidas desde el día en que nacieron. Por supuesto, esto no es sorprendente considerando que, a lo largo de la historia, las élites dirigentes y los grupos sociales privilegiados han etiquetado las personas que se han rebelado contra ellas como criminales, desde las revoluciones francesa y rusa hasta las guerras civiles española y griega. Así:

    •todo el sistema político británico, es decir, los criminales de guerra del Partido Laborista que no vacilaron en destruir al pueblo iraquí[6], entre otros, o los correspondientes criminales del Partido Conservador, que de manera similar fueron entusiastas en destruir al pueblo libio[7] –siendo el objetivo, en ambos casos, integrar completamente los respectivos países ricos en petróleo en la economía de mercado internacionalizada- desempeñaron un papel primordial en crear una histeria tremenda contra la subclase, presumiblemente porque ¡deberían haber estado contentos con su suerte! Esto, a pesar del hecho de que, bajo la actual parodia de democracia llamada “democracia” representativa, la subclase no tiene ningún modo efectivo de expresar su descontento, dado que los dos partidos principales que se suceden el uno al otro en el poder implementan exactamente el mismo tipo de políticas (con variaciones mínimas), es decir, aquellas que la globalización neoliberal requiere;

    •los verdaderos criminales económicos (banqueros, financieros, etc.) que crearon la crisis financiera de 2007-08, así como la recesión actual[8] bajo la cual los Estados intervinieron para salvar la banca privada a expensas del gasto social y los restos de los estados de bienestar (mientras los beneficios de las élites económicas y las primas de los banqueros y demás han seguido incrementándose), ahora se vuelven contra los ladrones de poca monta que han estado robando para satisfacer las necesidades que el propio sistema ha creado. Los actuales “Misérables” son llamados “criminales” y consecuentemente son condenados a largas penas de prisión por parte de un sistema económico que no da a cada ciudadano los medios para satisfacer las necesidades que crea sino que, en cambio, privilegia unos y condena otros a una vida de mera supervivencia y anomia, no por culpa suya o de sus padres;

    •los medios de comunicación de masas sistémicos (que ya han sido conquistados por enormes conglomerados financieros[9]), cuyo papel en promover las guerras criminales de las élites políticas y la necesidad de medidas de “austeridad” que golpean duramente los grupos de bajos ingresos –supuestamente para “salvar la economía”- es bien conocido. No es de extrañar que hoy todos los medios de comunicación sistémicos promuevan de forma masiva el argumento de que las insurrecciones representan “pura criminalidad”, mientras que sus verdaderas causas sistémicas ni siquiera se mencionan e incluso los medios más liberales sólo remarcan las consecuencias de la globalización neoliberal (¡en términos de recortes en el gasto social o en efectivos policiales!) y nunca la propia globalización neoliberal!

    Así que no hay sorpresas, aunque la despreciable posición del Partido Laborista muestra hasta que punto este partido ex-socialdemócrata se ha desplazado hacia el social-fascismo[10]. No es sorprendente que incluso un periódico liberal como el Independent necesitara recalcar en un artículo principal que:

    Menos predecible, quizás, fue la casi-unanimidad que se puso en escena en el Parlamento el jueves, donde los parlamentarios de todos los partidos compitieron para identificar un malestar que deriva, según ellos, de una destructiva laxitud moral que domina Gran Bretaña. Desde los padres, a la educación y a la policía, un consenso entre partidos pidió disciplina, dureza y el restablecimiento y imposición de límites.[11]

    Sin embargo, lo que fue aún más sorprendente fue la postura de “neutralidad”, si no de “tolerancia”, que mostraron los sindicatos y la clase trabajadora en general hacia esta posición del Partido Laborista y la tendencia relacionada de la sociedad británica hacia el pleno totalitarismo, el cuál es promovido por el establishment británico. Particularmente cuando este establishment, no contento con los arrestos masivos de miles de miembros de la subclase que participaron en la insurrección y la esperada imposición de las penas de prisión más duras posibles a la mayoría de ellos por parte del sistema de justicia burgués (creando la necesidad de aún más prisiones para alojarlos y siguiendo así fielmente el ejemplo de Estados Unidos, la nación con la tasa de encarcelamientos más alta en del mundo[12]), han procedido ahora a imponer castigos sociales, además de los duros castigos ya impuestos, que incluyen la privación del derecho de las familias de los insurgentes a la vivienda social, dejándolas sin hogar una vez más![13] ¡Claramente, “Les Misérables” del siglo XVIII se está repitiendo con venganza a comienzos del siglo XXI![14]

    El movimiento “de las plazas” y el retorno de las insurrecciones tradicionales con venganza

    A pesar de todo, la insurrección de la “subclase” inglesa también ha revelado un hecho de gran importancia en cuánto a la resistencia a la globalización neoliberal capitalista. En los últimos seis meses aproximadamente, la “izquierda” degenerada ha estado promoviendo sistemáticamente la concepción desorientadora de que manifestaciones pacíficas como las de los indignados en España o los aganaktismenoi en Grecia [15] representan un nuevo amanecer del radicalismo social que incluso podría conducir al derrocamiento de la globalización neoliberal, similar al derrocamiento de los regímenes tunecino y egipcio.

    Sin embargo, ésta es una visión de los hechos totalmente distorsionada, diseñada para justificar la integración, inicialmente, de los pueblos tunecino y egipcio en el nuevo orden mundial de la globalización neoliberal y la “democracia” representativa[16] a través de su “liberación” de los regímenes tiránicos y, actualmente, la similar integración de los pueblos español y griego a través del esfuerzo sistemático de la “izquierda” para desactivar la granada que representa el desempleo masivo y la pobreza que conlleva su integración en el nuevo orden mundial. Claramente, el movimiento de las plazas en el marco de la “primavera árabe” no tiene nada que ver con derrocar el sistema en sí mismo, ya que el enemigo principal de este movimiento fue sólo una versión tiránica del sistema y los pueblos de esos países todavía aspiran a la “democracia” representativa, dado que nunca la han experimentado realmente. En otras palabras, el derrocamiento de Mubarak y Ben Alí (con la ayuda decisiva de los ejércitos egipcio y tunecino que están completamente controlados por la élite internacional) fue exactamente posible porque los intereses de las élites extranjeras y locales coincidieron con los de los manifestantes en las plazas. Por otro lado, los pueblos de España y Grecia están directa o indirectamente contra la globalización neoliberal en sí misma, y por tanto cualquier intento de engañarlos reemplazando los pseudo-socialistas, Papandreou y Zapatero, por otros miembros del personal político del sistema está condenado al fracaso, dada la larga experiencia de “democracia” representativa que estos pueblos han tenido.

    La insurrección de la subclase británica, sin embargo, ha mostrado claramente que los pueblos desesperados están recurriendo otra vez a formas de rebelión históricas. La razón de esto es que saben perfectamente que estos levantamientos nunca pueden ser ignorados por las élites, como sí pueden serlo las manifestaciones pacíficas en las plazas –que son alabadas por las élites y los medios de comunicación sistémicos y que ahora incluso incluyen la manifestación pacífica de la clase media israelí sionista “progresista” en el Boulevard Rothschild del centro de Tel Aviv[17], ignorando (¡por supuesto!) incluso los derechos fundamentales, no sólo de los palestinos, sino también de los árabe-israelíes que constituyen el 20% de la población de Israel. Tal alabanza de las élites y sus medios por esas manifestaciones pacíficas no es sorprendente dado que, como vimos más arriba, los levantamientos son mucho más perjudiciales para ellas de lo que las manifestaciones pacíficas en las plazas podrán ser jamás.

    ¿Cómo puede ser derrocada la globalización neoliberal?

    Es la violencia económica lo que empujó la subclase inglesa a la violencia física y al saqueo en la era de la globalización neoliberal, dado que su rabia, indirectamente si no directamente, tenía como objetivo la terrible desigualdad creada por la globalización capitalista. Una desigualdad que actualmente en Gran Bretaña ha asumido dimensiones victorianas, como mostró un informe reciente según el cuál la riqueza doméstica (incluyendo coches y otras posesiones) del 10% más rico de la población es ¡100 veces más alta que la riqueza del 10% más pobre![18] Los miembros de la subclase perciben correctamente –aunque a menudo inconscientemente- la naturaleza de la globalización neoliberal, que es resumida con precisión por Charles Moore, el editor de High Tory, antes Daily Telegraph, y biógrafo oficial de la baronesa Thatcher:[19]

    Los ricos dirigen un sistema global que les permite acumular capital y pagar el precio más bajo posible por el trabajo. La libertad resultante sólo se aplica a ellos. La mayoría simplemente tiene que trabajar más duramente, en condiciones de inseguridad creciente, para enriquecer la minoría.

    En otras palabras, la subclase se da cuenta implícitamente de que el derrocamiento de la globalización capitalista neoliberal no es una cuestión de derrocar a unos malvados conspiradores y sus catastróficas políticas que, supuestamente, reflejan simplemente algún “dogma” criminal basado en una nueva “estrategia” capitalista, sino que en realidad es una cuestión de derrocar el propio sistema de la economía de mercado, ¡cuyas dinámicas han conducido inevitablemente a la globalización actual! Así que la globalización neoliberal no es el resultado ni de una conspiración ni de algún dogma adoptado por economistas y políticos “malos”, como afirma engañosamente la izquierda reformista a través de canales como el best-seller de Naomi Klein[20], proponiendo una “teoría” de la conspiración sobre la globalización neoliberal, que es intensamente promovida por los medios de comunicación sistémicos y que (¡no por casualidad!) ganó el premio sistémico Warwick Prize for Writing (2008-09). En cambio, puede mostrarse que la globalización neoliberal es el resultado de las dinámicas de la economía de mercado capitalista, la cuál es ahora institucionalizada a escala global por la élite transnacional, ya sea “pacíficamente”, a través de las instituciones internacionales que controla (el FMI, el Banco Mundial, la UE, etc.), o a la fuerza (Iraq, Afganistán, Libia), con el objetivo obvio de integrar todos los países en la economía de mercado internacionalizada. Así pues, contrariamente a esas concepciones absolutamente ingenuas (si no también peligrosamente desorientadoras), como he tratado de mostrar en otras partes[21], la globalización es un fenómeno SISTÉMICO y sólo puede ser revertida mediante el derrocamiento de las instituciones en las que se fundamenta –particularmente los mercados abiertos y “liberalizados” de capital, trabajo, bienes y servicios (¡las “cuatro libertades”, como son eufemísticamente denominadas en el Tratado de Maastricht en el que se basa la UE!).

    Esto, a su vez, sólo puede suceder cuando la economía de mercado capitalista sea reemplazada por un nuevo sistema de asignación de los recursos que no esté basado ni en la economía de mercado ni en la planificación central, las cuales están históricamente fracasadas. En cambio, debería basarse en una democracia económica, como parte de una democracia inclusiva en la cual las asambleas ciudadanas determinarían la asignación de recursos escasos de un modo que asegurara tanto la satisfacción de las necesidades básicas de todos los ciudadanos según la necesidad como la de sus necesidades no-básicas según el principio de libertad de elección[22].

    La conclusión obvia es que el primer paso hacia dicha sociedad es la ruptura de los vínculos económicos de cada país con la economía de mercado internacional y la creación de las condiciones previas necesarias para una economía auto-dependiente (¡que no autárquica!) que dependería básicamente de los recursos económicos autóctonos para satisfacer las necesidades de su propio pueblo, mientras que participaría en relaciones bilaterales o multilaterales (en el seno de una unión económica de países con niveles de desarrollo económico similares) para satisfacer aquellas necesidades que no se pudieran cubrir localmente. Esto no es localismo, por supuesto, sino un nuevo internacionalismo genuino basado en los principios de solidaridad y autonomía colectiva, y no en el individualismo y la codicia por los beneficios, como en la actualidad[23]. Son las confederaciones de democracias inclusivas auto-dependientes las que podrían realmente derrocar el presente sistema catastrófico de globalización neoliberal y conducir a una nueva sociedad internacional basada en la autodeterminación, que conllevaría la desaparición de la explotación, la pobreza, el desempleo masivo o las guerras para imponer el poder de élites transnacionales o locales.

    [1] T. Fotopoulos, “France: The revolt of the victims of neoliberal globalisation”, The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 2, No. 4, (November 2006).
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal/newsletter/vol2_no4_revolt_victims_global.htm
    [2] T. Fotopoulos, “A systemic crisis in Greece”, The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 5, No. 2, (Spring 2009)
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal/vol5/vol5_no2_takis_systemic_crisis_greece.htm
    [3] SPIEGEL ONLINE Staff, “Flash Points Across the Continent”, SPIEGEL, 12/08/2011.
    http://www.spiegel.de/international/europe/0,1518,779906,00.html#ref=nlint
    [4] Ver la parte II de mi artículo largo sobre Libia, “The role of the degenerate ‘Left’”, The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 7, No.1, (Winter-Spring 2011).
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal/vol7/vo7_no1_takis_Libya_part2_degenerate_left.html
    [5] T. Fotopoulos, Hacia una democracia inclusiva (1997); ver también La crisis multidimensional y la Democracia Inclusiva (2005).
    http://democraciainclusiva.org/ellibre.htm
    [6] T. Fotopoulos, “Iraq: the new criminal “war” of the transnational elite”, Democracy & Nature, Vol.9, No. 2, (July 2003).
    http://www.democracynature.org/dn/vol9/takis_war2.htm
    [7] T. Fotopoulos, “The pseudo-revolution in Libya and the Degenerate ‘Left’”, partes I y II, The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 7, No. 1 (Winter-Spring 2011)
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal
    [8] T. Fotopoulos, “The ‘new world order’ hype and the new version of social-liberalism”, The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 5, No. 2, (Spring 2009);
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal/vol5/vol5_no2_takis_new_world_order_hype.htm
    y “The myths about the economic crisis, the reformist Left and economic democracy,” The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 4, No. 4, (October 2008).
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal/vol4/vol4_no4_takis_economic_crisis.htm
    [9] T. Fotopoulos, “The conquest of speech by media conglomerates”, The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 4, No.2, (April 2008).
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal/vol4/vol4_no2_takis_conquest_speech_media.htm
    [10] T. Fotopoulos, “From Social-Democracy to Social-Fascism” The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 2, No. 4, (November 2006).
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal/newsletter/vol2_no4_socialfascism.htm
    [11] Artículo principal “Liberalism has improved Britain – its defenders must speak up”, Independent, 11/8/2011.
    [12] Ver The Sentencing Project, “U.S. PRISON POPULATIONS – TRENDS AND IMPLICATIONS “ (May 2003).
    http://www.prisonpolicy.org/scans/sp/1044.pdf
    [13] Alistair Keely, “Councils set to evict rioters” y Kevin Rawlinson y Genevieve Roberts, “Mother of man arrested in riots is served with eviction notice”, Independent, 11/8/2011.
    [14] Ver, por ejemplo, Matt Blake, “On the rap sheet: ‘looter’ who pocketed £1, and a suspect caught with an empty box”, Independent, 11/8/2011.
    [15] T. Fotopoulos, “Greece: The myth of the revival of classical democracy in Athens”, The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 7, No. 1, (April 2011).
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal/vol7/vol7_no1_takis_myth_revival_democracy.html
    [16] T. Fotopoulos, “The pseudo-revolution in Libya and the Degenerate ‘Left’”, partes I y II, The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 7, No. 1 (Winter-Spring 2011).
    [17] Tobias Buck, “Israel’s middle-class revolt hits fresh peak”, Financial Times, 12/8/2011.
    [18] National Equality Panel Report (John Hill’s Report), An Anatomy of Economic Inequality in the UK, (2010); ver también el informe de Amelia Gentleman “Unequal Britain: richest 10% are now 100 times better off than the poorest”, (Guardian, 27/1/2010).
    [19] Citado por Stefan Stern (profesor professor of gestión práctica en Cass Business School, London), “Marx was right about change”,Independent, 16/8/2011.
    [20] Naomi Klein, La Doctrina del Shock: El auge del capitalismo del desastre (2007) o ver, por ejemplo, ???? ???????, “? ?????????????????? ?? ??????? ???? ??? ????????????”, (??????????, “?”, 21/5/2011).
    [21] T. Fotopoulos, “Globalisation, the reformist Left and the Anti-Globalisation ‘Movement’”, Democracy & Nature, Vol. 7, No. 2, (July 2001).
    http://www.democracynature.org/vol7/takis_globalisation.htm
    [22] T. Fotopoulos, Hacia una democracia inclusiva, capítulo 6, o La crisis multidimensional y la Democracia Inclusiva, capítulo 14.
    http://www.democraciainclusiva.org/ellibre.htm
    [23] T. Fotopoulos, “The Latin-Americanization of Greece and the lessons for the European South”, The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 6, No. 2/3, (Spring-Summer 2010);
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal/vol6/vol6_no2_takis_latin_americanization_greece_south.htm
    ver también “The transition to an Inclusive Democracy”, The International Journal of Inclusive Democracy, Vol. 6, No. 2/3, (Spring-Summer 2010) o “Estrategias de transición y el proyecto de la Democracia Inclusiva”, Democracy & Nature, Vol. 8, No. 1 (March 2002).
    http://www.inclusivedemocracy.org/journal/vol6/vol6_no2_takis_ID_meeting_Barcelona_2010.htm
    http://democraciainclusiva.org/txt/eestrat.pdf

  3. Jueves 25 de Agosto de 2011:

    Titulares del Evening Standard (edicion de la tarde):

    GAMBERROS ATACAN COCHE DE POLICIA CON COCKTELES MOLOTOV (En Enfield, barrio vecino a Tottenham, epicentro de los pasados disturbios).

    El fin de semana entre los dias 27 y 28 de Agosto tendra lugar el Carnaval de Notting Hill cuyos inicios fueron muy combativos pero que en los ultimos anhos habia degenerado un poco en espectaculo para turistas (aunque nunca ha estado libre de rifirrafes entre grupos de jovenes tanto entre si como con la policia).

    En prevision de posibles disturbios la Metropolitan Police londinense ha anhadido a los mas de 1000 arrestados y procesados por los disturbios de hace unas semanas otros 40 detenidos en el area cercana al carnaval “en prevision de posibles disturbios”.

    Se esta avanzando a una situacion de guerra abierta entre jovenes y policia?… el tiempo lo dira pero por ahi podrian ir los tiros…

  4. CRIMENTAL:

    Hace 4 dias:

    Vengo de despedir a una amiga en la parada de lower Claton (barrio de Hackney), caminando por una acera al lado de un colegio. Al otro lado el parque de “Hackney Downs”.Miro arriba un par de veces… me llama la atencion lo alta que esta la valla del colegio que hace de prolongacion al muro de ladrillos. Me sorprendo de la similaridad para nada casual que dicho artilugio guarda con el muro de una trena. Seguidamente me pregunto simlemente si seria facil escalarlo. Nada mas, ni un movimiento que me desvie de la linea recta que llevo trazando desde que comence a andar hacia mi case en Farleigh Road, Dalston.

    Cuando al fin rebaso los limites del muro del colegio-prision y llego a la esquina me salen dos secretas;

    -Excuse me sir!, police!…

    -Me salen con la plaquita de rigor y acto seguido me explican sus sospechas.

    -We could not help noticing you looking at the fence of this school. You should know that this facilities are broken into very often so I’m afraid we will have to carry out a search on you and make some questions…

    O sea, que los cabrones me paran porque el mero hecho de mirar hacia la valla me convierte en sospechoso a sus prodigiosos ojos.

    Despues de unos 10 minutos de chorradas, dialogo para besugos, un cacheo en el que me miraron hasta la polla (ese dia iba en plan “comando”)y de que me registraran la maleta me dejan ir.

    YO soy blanco pero cuando pienso la cantidad de veces que otra gente (generalmente de colores un tanto mas oscuros que el mio) tiene que pasar por esto en un solo dia no me extrana que luego pase lo que pasa.

    EL CRIMENTAL EXISTE, YA ESTA AQUI. SI AL MADERO BRITANICO DE TURNO LE PARECE OR LO QUE LE SALGA DE LOS HUEVOS QUE ESTAS “A PUNTO DE COMETER UN CRIMEN” PUEDE HACER CONTIGO ABSOLUTEMENTE LO QUE QUIERA.

    GOD SAVE THE QUEEN Y LA PUTISIMA MADRE QUE LA PARIO…

    BRITANNIA RULES!!

    -

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>