El grupo Fesoria hace un llamamiento a los vecinos y vecinas de Grao para que boicoteen y lleven a cabo medidas de acción directa tendentes a la paralización del inicio de las obras de la subestación eléctrica de Santa María de Grao que promueve REE.  Si el ayuntamiento no hace nada, han de ser los vecinos los que, nuevamente demos la cara y boicoteemos esta obra que no queremos en nuestro concejo por su impacto contra la salud y el medio ambiente. Independientemente de que sea o no legal, lo cierto es que una empresa privada no puede imponer su voluntad a los vecinos afectados y a los moscones que ya se han pronunciado mayoritariamente en contra. Por eso es momento de parar las obras y evitar este ataque a los derechos en favor de los intereses de unos pocos.
 
 
 
Nuevamente las grandes empresas campan a sus anchas despreciando al pueblo y dejando a los gobiernos de turno, en este caso el municipal, en ridículo, todo ello a pesar de la fuerte oposición contra este proyecto, que recibió más de 1.500 alegaciones y la denuncia ante la comisión de peticiones del Parlamento Europeo, un informe con 450 páginas al que se sumaban 5.000 firmas de los vecinos afectados.
Las consecuencias de esta instalación  afectan a la salud pública y tendrá efectos sociales y económicos sobre los espacios comunitarios que se verán afectados así como efectos sobre la zona. Mientras los promotores de esta subestación REE aseguran que la misma se encuentra alejada de los núcleos de población, lo cierto es que existen realmente viviendas habitadas a menos de 100 metros. El Parlamento europeo ha reconocido recientemente los riesgos de vivir cerca de líneas de alta tensión y de subesxtaciones eléctricas
 Los efectos nocivos de las radiaciones electromagnéticas también están empezando a ser considerados por la jurisprudencia de los tribunales, como es el caso de la STS que ratificó la condena impuesta a Iberdrola, debido a la contaminación electromagnética de un transformador en Murcia.
La OMS considera los campos electromagnéticos como posiblemente cancerígenos, y se recomienda ante todo el principio de precaución, que es saltado a la torera por las grandes eléctricas que están mucho más preocupadas por sus benefic ios.
 
A la fuerte y continua oposición vecinal, se suma la negativa del Ayuntamiento de Grado que se opone a la instalación. El informe del arquitecto municipal  concluye que  la subestación que pretende REE en Santa María de Grado es incompatible desde la normativa urbanística. El suelo es catalogado de interés genérico y el nuevo Plan General lo contempla como suelo “no urbanizable de interés agrario y forestal”.
 
La pretensión de instalar la subestación por parte de REE,  se sustenta en un convenio entre la misma y el antiguo Consistorio, regido entonces por IU (los mismos que van juntos a las elecciones con Los verdes), declarado ilegal según estudio realizado por el Catedrático de Derecho Administrativo Leopoldo Tolivar Alas. El estudio ha sido pagado por los propios vecinos, para defenderse contra el atropello de REE.
 
Según la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies  la instalación de esta subestación eléctrica tendría consecuencias medioambientales desastrosas para la cuenca media del río Nalón y en los meandros del Nora, en la que la propia UE ha invertido fondos para su restauración y conservación, y también consecuencias económicas muy negativas, anulando todas las posibilidades de desarrollo del turismo rural o de crecimiento urbanístico planificado por el impacto ambiental, visual y físico que tendrán las gigantescas torres de alta tensión.
 
 Próximos a la subestación y a las LAT que entran y salen de ella, se encuentra además de los citados meandros,  una iglesia prerrománica: San Pedro de Nora,. y el yacimiento arqueológico de Valduno que contiene los baños romanos mejor conservados de Asturias.
 
La empresa RED ELECTRICA DE ESPAÑA justifica la utilidad pública de esta subestación a pesar.de que desde el año 2009 nos enfrentamos a un escenario de fuerte caída de la demanda debido a la recesión que sufre la industria y la economía en general, no es por tanto de interés público y no resulta eficiente, realizar inversiones cuantiosas porque no necesitamos un aumento en las instalaciones, ni incrementar la potencia eléctrica instalada. Tampoco hay utilidad pública por carencia de energía en Asturias, región que tiene excedente de producción eléctrica.
Según la Coordinadora Ecoloxista, Asturias tiene en la actualidad 8 líneas de alta tensión de intercomunicación con otras regiones, 3 de ellas con Galicia  de 132 KV con Galicia de 132 que van a Mondoñedo a O’Ceao,  con lo cual tenemos suficiente intercomunicación con esta región para exportar la energía sobrante que producimos, llegando algunos años al  triple de la que consumimos.
 
No hay pues ninguna razón objetiva, más que el interés económico de REE, en contra de los intereses de los vecinos por lo que instamos a la población moscona a movilizarse contra una medida injsuta, arbitraria y nociva.
 
 
Espublizáu por “Libertad”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>