Viernes de 21 a 22h.

“Históricamente, la posibilidad de una revolución anarquista -descentralizada, antipoliciaca, antipartidos, antiburocrática, organizada por asociación voluntaria, un premio a la espontaneidad elemental y prosaica- ha sido siempre condenada por comunistas marxistas y , en efecto, suprimida sin piedad. Marx expulsó de la Asociación Internacional de Trabajadores a los sindicatos anarquistas. Tras haberlos utilizado para consolidar su propio poder minoritario, Lenin y Trosky hicieron una carnicería con ellos en Ucrania y Kronstadt. Stalin los asesinó en Cataluña durante la Guerra Civil española. Castro los ha metido en la cárcel en Cuba y también Gomulka, en Polonia. En la prensa occidental, “anarquía” equivale a disturbio caótico y a desafío gratuito de la autoridad; en las formulaciones marxistas oficiales aparece dentro de esteriotipos consagrados: “revisionistas busgueses, izquierdistas infantiles y anarquistas”. Revisionistas burgueses porque quieren las libertades civiles, una economía menos rígida y una vida mejor para los agricultores. Izquierdistas infantiles porque quieren la gestión o el control obrero, menos burocracia y menos distinciones de clases.

Extracto del libro “La nueva reforma. Un nuevo manifiesto anarquista” de Paul Goodman.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>