Unión Financiera Asturiana (UFA) 
es una empresa que se dedica a prestar dinero a otras personas, algo políticamente incorrecto en estos tiempos en los que sobrevivimos en los que  la economía irreal reina ,y  la usura nos lleva al vacío mientras los hombres se cuelgan de las ventanas. La economía real es confianza en el otro, el dinero es un mediador, (tengo tantas monedas que me aseguran que el otro me va apoyar cuando lo necesite) en unas relaciones sociales marcadas por el apoyo mutuo y la colaboración. El crédito es confianza máxima,  confianza del grupo en el desarrollo individual de alguien (proyecto vital) y en su capacidad de respuesta. Todos estos aspectos funcionan en todos los grupos humanos, y el baloncesto es un espejo donde mirarnos. El UFA Oviedo Baloncesto es un equipo y transmite confianza.

Un equipo en el que todos aportan lo máximo. Una defensa asfixiante en el primer cuarto marco el partido, y donde cada día podemos disfrutar del brillo de unos de sus miembros, en esta ocasión fue Will Hanley, que se destapó favorecido por el estilo del colectivo como un todo terreno ( un casi-todo) al que el desarrollo de la competición y la confianza del equipo pueden convertir en un jugador franquicia ( máximo recuperador de la categoría esta jornada  y 21 de valoración).

La clave estuvo en el primer cuarto, las canastas eran difíciles de conseguir y las defensas se imponían a los ataques. Todos los equipos necesitan una dirección y un liderazgo, en el caso del equipo visitante (tiernos pero con talento) la dirección desde el banco los perjudico sobremanera, su entrenador sobreexcitado e invasivo lleno de nervios y precipitación a los chavales que se esforzaban en defender las lineas de pase y presionar a toda pista, creando el ecosistema perfecto para el brillo de los jugadores locales ( magnifica dirección de Carmona una vez más, y estelar Victor Perez en el tiro exterior) y cargándose de faltas en un momento en el que el aro se hacia especialmente pequeño. El OCB aprovecho la situación y cogió una ventaja de 10 puntos,  que luego aumento hasta 15 en algunas fases del partido, que resulto determinante para llega al descanso con (38-28 ) .

Tras el descanso los árbitros metieron en el partido al equipo vivitante con algunas decisiones discutibles  ( el apoyo de la grada joven de los Ultras OCB fue fundamental) y cinco puntos consecutivos de Tautvydas Sabonis pusieron  al equipo malagueño vinculado a Unicaja a 5 puntos en el marcador (40-35).  Pudimos ver a los hermanos  Sabonis en acción, los hermanos Macia en el equipo carbayón les pasaron por encima, en especial Adrian que volvió a dejar dos joyas en el poste bajo, pero destacaron  Todorovic ( que tira hasta desde el vestuario) y Antic un poco inverbe pero con clase. El tercer cuarto fueron los mejores minutos de los malagueños que llegaron a ponerse a 3 puntos pero la reacción del OCB en defensa y la muñeca inspirada de Victor Perez dejaron el marcador en 56-46 a la espera del último cuarto.

Hay equipos que tienen lideres silencioso como Sergio Sanchez en el Oviedo, omnipresente, y que saben sobrevivir a los malos momentos de sus mejores jugadores, ayer Gallick parecía desaparecido, cinco puntos consecutivos en el los momentos decisivos del partido y sobre todo un mate en la cara de los pivots senegalese de Clínicas Ricón sentenciaron el partido (67-56) ante la crisis de ansiedad del entrenador rival (Francisco Tomé) y el disfrute de la grada (3/4 de entrada en el Polideportivo de Pumarín).

El entrenador local pasó desapercibido, sus decisiones son tan lógicas que parece que no esta, y el partido finalizo 74-59 para un equipo, el OCB en el que podemos confiar. Un Equipo con crédito.

Descargarte la retransmisión en directo

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>