A PIE DE PISTA
Por Poli Malo

A pie de pista todo es más real, a pie de pista los jugadores son tan altos cómo nos dicen los cromos, los golpazos sobre la espalda hacen retumbar el suelo y se pueden escuchar hasta los enfados de los jugadores con los árbitros.

Comienzo así este artículo porque ayer tuve la suerte como algún otro, por gentileza de un Oviedo Club Baloncesto que cuida mucho y bien a sus aficionados, de ver el tercer encuentro de la serie de cuartos de final del play-off por el ascenso a la LEB Oro -disputado en el Polideportivo de Pumarín entre el equipo carbayón y un conjunto almeriense cuyo sede local es la ciudad de Tíjola- en unas sillas especialmente colocadas a metro y medio de la pista de juego y que me hicieron sentir como Jack Nicholson en el mítico Forum Inglewood. Al final todo fue fantástico y el resultado ayudó con una gran remontada en los dos últimos cuartos que se cerró con un impresionante triple sobre la bocina del gijonés Alex González (A.G. para los amigos).

Sobre el partido y siempre a pie de pista, decir que todos los aspectos del juego se ven magnificados, tanto los positivos como los negativos, así pudimos ver como los jugadores interiores del equipo ovetense fiándose demasiado de su gran capacidad de salto no cierran nunca a su par haciendo de la zona local un campo no vedado de caza donde rudos y duros cazadores temporeros se llevan todas las presas. Pero también podemos ver como la fabulosa y llena de técnica línea exterior de los nuestros no necesita ni sistemas, ni organización, para cargarse a la física defensa rival, sirva esto de elogio y de reprimenda al mismo tiempo.

Pese a todo felicitar al Oviedo Club Baloncesto por esta fantástica medida que nos ha hecho, a los que pudimos estar allí abajo, vivir otra manera de ver el baloncesto, más espectacular e innovadora por poco utilizada en nuestro país y que nos permite interactuar de una manera muy especial con los propios jugadores, viéndolos pegarse, discutir con los árbitros e incluso decirse cosas entre ellos.

Os animo a todos a ir mañana a vivir esta experiencia a Pumarín a partir de las 21 horas, pero dejarme un asiento…
Tiempo muerto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>