Zen-circle-symbol

En este capítulo de la serie de los capítulos prohibidos de Corin Tellado desfilaran ante nuestro ojos y oídos un arsenal de ideas, deseos y esfuerzos surgidos en torno al desarrollo de la iniciativa Podemos,  aunque podían servir para cualquiera de los otros fenómenos en esta línea que proponen la participación activa en las instituciones y la búsquedas de amplios consensos, que se están desarrollando en el conjunto del estado con el fin de abrir un proceso constituyente y romper el status quo del régimen.

 

Por este collages radiofónico circularan opiniones en todos los sentidos y direcciones en torno al poder, la construcción de la comunidad política, las instituciones, el estado, la representación y el individuo.

Todos estos conceptos e ideas son en sí mismas herramientas muy útiles para analizar nuestro momento presente y deberían estar en el taller de todas y cada una de nosotros pero no son imprescindibles. Las ideas irán de aquí a allá en un sentido a veces caótico, a veces premeditado, unas conectaran con nosotros y otras no, en unas nos sentiremos representados y otras serán nuestro reflejo en negativo, este recortar y pegar  sin dirección y  en movimiento constante no es exactamente un debate o una confrontación de ideas donde la oposición de dos tesis contrapuestas se entregan a la conquista de una síntesis, esto  es una representación.

Para cocinar este entramado partimos de una síntesis a priori, este ejercicio parte de nuestra observación de la realidad, donde todas estas herramientas comparten espacios, proyectos, sueños  e incluso cuerpos, vivimos pues en  la síntesis. El método no es novedoso y está basado en una sencilla afirmación con la que empieza cualquier clase de Aikido,  donde el profesor antes de impartir la lección y el sudor se mezcle, les recuerda a sus alumnos que la realidad es un circulo siempre  incompleto, y que esta expresión artística consiste en reconocer cuales son los extremos y mantenerse en el centro. Una vez que entramos en contacto con nuestros compañeros en el tatami, somos una unidad, y nuestros cuerpos, patas de una sola mesa, desde ahí tiramos y nos dejamos tirar, rodamos y hacemos rodar.

Reconocemos en estas nuevas iniciativas el impulso de la conquista de ese centro de la comunidad política, aportando de mano, el dinamismo que genera este torrente creativo,  y ocupando un espacio que hasta ahora habíamos delegado en todo tipo de vanguardias, aspirando a generar  un frente ciudadano mayoritario que es posible, por encima de la mera suma de siglas de la cacareada unión de las izquierdas en crisis.

Toda vez reconocido este impulso, la selección de textos y escritos está basada en nuestra propia subjetividad, descartando a priori los extremos por inmovilistas, representado en un polo, por todas las tendencias que se empeñan en mantener la utopía del presente conformando el ideario de esa casta política, incluidos los de nuestra clase. En el extremo contrario, en la esquina opuesta, descartamos también todos los brindis al sol de todas las distopias individuales y colectivas que fagocitan el polo alternativo hasta convertirlo en una especie de museo de irrealidades. Obviamos  conscientemente el apoyo incondicional, la crítica oportunista de los que llevan una vida esperando dirigir este proceso y les pillo el toro , la crítica fácil y la indiferencia por no generar  ningún tipo de movimiento. Elegimos por tanto el apoyo lucido, la crítica consentida desde dentro y la crítica lucida desde afuera, como si observáramos una célula y su entorno intentando captar lo que hay de vivo en todo esto.

De esta forma llegamos al corazón de este proceso dinámico donde todas las ideas confluyen y se repelen, donde se generan el movimiento y las luchas, donde todo se mezcla,  muta, y se digiere .Resultando la realidad del cambio la infinita combinación de sus posibilidades en diferentes escenarios prácticos. Proceso imposible de dirigir y ordenar salvo por nuestros propios impulsos vitales, esfuerzos y talentos colectivos e individuales. La comunidad es el escenario que hace posible esta libertad de acción y elección resultando para nosotros tanto ese a piori como un continuum que todos deberíamos luchar por ampliar y mantener con todos los recursos de los que dispongamos como un proceso de propagación de la vida misma. De esas capacidades depende que ese círculo incompleto se convierta en una espiral ascendente, o que volvamos a caer al vacío desaprovechando el trabajo de los unos y los otros, la irrupción de las plazas, la extrema necesidad y la fortaleza de la suma de nuestras debilidades.

Para contemplar este escenario, no es necesaria la comprensión de todos los actores,  y sus argumentos,  ni comprender el funcionamiento de todas las herramientas desplegadas, pero si es imprescindible la capacidad de observarnos a nosotros mismos en ese mar de argumentos y tramas representadas, incluidas las ideas que nosotros tengamos sobre nosotros mismos, con el corazón en la mano y la honestidad que se nos presupone,  pues ahí está el alimento del cambio y el propio aliento de la vida.

La conclusión también está en ese  a priori.

Yo puedo, tú puedes, él  puede, nosotros podemos, vosotros podéis, ellos pueden.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>