Oviedo, a 7 de junio de 2012

Mientras los banqueros acumulan beneficios y socializan pérdidas, mientras cada día aumenta el número de personas desempleadas –millones y millones-, mientras cientos de miles de personas son desahuciadas de sus casas…, la policía nacional actúa contra los supuestos culpables de la crisis: los y las inmigrantes.

El martes pasado un operativo policial irrumpió en varias casas en Oviedo para llevarse detenidas a diez personas. Su delito, tratar de sobrevivir mediante la venta ambulante. Su historia, la de tantos inmigrantes forzados a salir de sus países ante la imposibilidad de sobrevivir allí –ellos y sus familias- debido a una crisis más intensa y de más largo alcance todavía que la que asola actualmente a Europa.

Pero estas crisis no son procesos aislados, sino que están interconectadas. La economía europea y española, tanto en el período de auge como en el actual, se han apoyado en el expolio de los recursos de los países de origen de las personas migrantes y en la explotación de millones de ellas en nuestro mercado de trabajo precarizado. Las historias de vida de muchas de las personas detenidas ejemplifican este proceso: obligadas a dejar la pesca artesanal en las costas de Senegal por culpa de los grandes barcos españoles y de otras nacionalidades que les roban todo el pescado, han acabado errando por las ciudades españolas entre el desempleo, la precariedad extrema y la economía sumergida. Han recogido nuestras basuras, cuidado a nuestros ancianos, recogido fruta en los invernaderos, construido nuestras viviendas… El impacto de la crisis aquí les ha empujado a la desesperada situación de tener que salir a la calle a vender un puñado de mercancías para poder sobrevivir.

Ahora, el Ministerio del Interior ordena a la policía entrar en sus casas, detenerles y proponerles para ser internados en un Centro de Internamiento de Extranjeros, esas nauseabundas cárceles encubiertas donde se vulneran sistemáticamente los derechos humanos, símbolo del estado de excepción construido por los gobiernos del PSOE y el PP contra la población inmigrante.

Estamos aquí para denunciar estos hechos y para exigir la libertad de las personas detenidas, la derogación de la Ley de Extranjería y el cierre inmediato de todos los Centros de Internamiento de Extranjeros.

 

RUTA CONTRA´L RACISMU Y LA REPRESIÓN

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>