fcb

En las calles de la vieja Roterdam amanece temprano y los obreros del puerto entran en calor, alrededor de las improvisadas lumbres organizadas y las bebidas destiladas. Calientan sus cuerpos para una interminable jornada, de sol a sol, cargando de mercancías los barcos que surcaran los océanos. Las estrobadas se suceden, y el muelle se convierte en una babel de lenguas, en la que los artesanos y mercaderes se disputan precios y confianzas. Trabajan duro, son obstinados, trabajan con la misma determinación con la que años antes  los padres de sus padres habían conquistados esas mismas tierras a ese mismo mar con sus propias manos. Esos fueron los paisajes que moldearon el inconsciente de Van Wijck, pivot del OCB, y para nosotros el jugador del partido.

El juego interior es desde el principio de temporada el talón de Aquiles de esta maquinaria artesanal que es el equipo carbayón, todos necesitábamos un buen partido de Van Wijck , sus compañeros lo sabían y lo buscaron desde el inicio, el público lo sabia y jaleo cada una de sus acciones. El partido de ayer era el momento perfecto, pues el rival a pesar de contar con auténticos talentos en formación, hiperdotados físicamente, no tenían los pelos en el pecho que crecen para protegerse  en las mañanas gélidas de los puestos del norte.

La clave del éxito de este equipo esta en su ética, Pumarín es un taller artesano, y los artesanos viven,comen,duermen en su taller (las jornadas de entrenamiento que programa Arenas son interminables). Saben desde el inicio que la única posibilidad para la salvación pasa por la maestría y repiten las jugadas y los mecanismos internos propios de todos los equipos de esta categoría hasta la extenuación. La repetición en el taller artesano, tiene un valor, de repente el aprendiz desarrolla una habilidad y lo que repite cambia de cualidad, por eso el juego del OCB, en algunos momentos del partido de ayer roza la perfección y arrasa a los equipos rivales, El FC Barcelona fue un juguete industrial en las manos del homo faber astur.

En el taller  las personas tratan las cuestiones de autoridad en relaciones cara a cara (es tremendo ver a Guillermo recriminar a sus jugadores, antiguos compañeros, una perdida con 30 puntos arriba en el marcador). Los jugadores  saben que nadie aprende un oficio trabajando solo. En el trabajo artesanal tiene que haber un superior que establezca patrones y que dé formación y ese es Guillermo Arenas. En el taller las desigualdades de habilidad y experiencia se convierten en un asunto de relaciones personales, por eso el equipo juega desde el banquillo, y cada jugador celebra como si fuera suyo el éxito de un compañero. El taller deposita la autoridad legítima en personas, no en derechos y deberes preestablecidos en el papel, lo que nos garantiza que a pesar de las bajas (ayer Diego Sanchez y Cardenas) la producción saldrá a flote. Estas jerarquías naturales que surgen en el tajo y las propias de la transmisión del oficio tuvieron su máxima expresión en el último cuarto, donde coincidieron en pista (el público lo celebra) otra vez los hermanos Macias y Prieto (cada año es mejor).

En todos los talleres hay  un poeta, capaz de cantar una canción en un vestuario de hombres sudorosos y desnudos, ese es Victor Perez, que como Hefesto, que canto a los artesanos como tejedores de la comunidad lleva el ritmo emocional del partido (ayer incluso actuó de base) en comunión intima con los espectadores (ayer abarrotaban las gradas del taller más de mil personas), a los que llevo al éxtasis una vez más con tres triples seguidos, el fue el MVP del partido, y sobre su talento descomunal se teje las posibilidades de este equipo en su viaje por la LEBoro. En el taller todos están tranquilos, los chicos vuelven a sus trabajos,  están aprendiendo el oficio y ya tenemos quien cargue  sobre sus hombros nuestra obras manufacturadas en el puerto.

PD- En una esquina del pabellón y por gentileza del club vieron el partido afamados representantes de la generación NI-NI, miembros de la plantilla del R.Oviedo ( que Dios los perdone) esperemos que hayan aprendido la lección.

One thought on “Nueva victoria en el taller de Pumarín Unión Financiera Oviedo Baloncesto 94 – 68 FC Barcelona B

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>