El Andorra gana cómodamente en la pista del Oviedo. Este joven equipo está en la cabeza de la tabla. Y es por algo. Puede ser que son un equipo con un banquillo largo en el que los cambios de titulares apenas se notan. Nada que ver con el típico equipo sustentado por tres jugadores que estamos acostumbrados a ver en Pumarín.

Un equipo compensado en todos los aspectos del juego y con un entrenador que sabe hacer cambios y motivar a un equipo en sus deficiencias. Desde luego por lo visto en Pumarín si alguien se merece subir a leb oro ese es el Andorra.

Después de unas cuantas semanas, al Oviedo lo hemos visto peor que antes. Parecía un equipo recien comenzada la temporada buscando su juego. La falta de Howard se nota. No hay penetraciones efectivas. Le Du se convirtió en el tirador del equipo y evito que la derrota fuese más abultada. Pero la falta de ideas ofensivas era patente. Solo los postes locales estaban jugando al buen baloncesto que tiene el Oviedo. Pero si reciben en triple o si no les llegan balones, es como si no estuvieran.

Para ganar a un equipo mejor que el tuyo la clave es “tener más puntos que él al final del partido”. Alfredo Riera se debió de olvidar de este pequeño detalle. Una defensa blanda que comete menos faltas que su oponente y unas cuantas en ataque. Una defensa 3-2 que funciona y que quita sin motivo. Un final de partido con una diferencia de 10 puntos y que renuncia a hacer faltas para paralizar y buscar el milagro. Joder, Alfredo no confías en tu equipo.

Mencionar la entrada en el Oviedo de un nuevo base que aunque no tiene mucha calidad anotadora al menos tiene corazón y ganas de ganar. Y otra cosa es la pregunta que a este redactor le asalta siempre que va a ver al Oviedo Baloncesto. ¿De quién es hijo Agustín Prieto? Acaba todos los partidos con una valoración negativa, es más malo que el hambre y sale de titular todos los partidos.?¿?¿?¿

De todas formas el Oviedo es nuestro equipo y un club excelente. Espero que estas crítica sean entendidas desde la intención de que todos mejoremos y que la equivocación no es sólo privilegio del baloncesto.

Un saludo desde la redacción de Tiempo Muerto de Radio QK.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>