Esti foi el relatu qu’algamó’l premiu del concursu que la BiblioteQK, la biblioteca social de Radio QK, entamó alló pel 2011 ¿Albidraría’l xuráu que la distopia que n’él se narra podía llegar a ser real?
Anguañu nun mos disparen con bales, ye verdá, disparen con amenaces de cientos de miles d’euros en multes… otra manera de matanos, igual más sutil y democrática, pero igual de lletal ¿dexaremos que pase?

 

LA MULA

El claru en metá la viesca de matoxos paecía afayadizu, más que nada porque, si llegaba daquién, al facer por travesar el matu d’artos diba armar bon escándalu.

Quitó la mochila del llombu y dexóla cayer, con curiáu, nun fuera rompese daqué. De bona gana la soltaba a plomu, que la so espalda taba fartuca yá de cargar cola docena de kilos de la unidá emisora, pero lo dicho, había que tener procuru con ella, que quedaben yá namás tres, y yá nun había d’ónde construyir más.

D’un bolsu llateral del macutu sacó les pieces, montóles en suelu y deplególes tolo llargues que yeren enantes de ponelo en pie. Desendolcó’l cable y conectó la claviyina machu al pesáu aparatu lletrónicu que cargaba na mochila enantes de poner tol tingláu derechu: una vara de metal de más de cuatro metros de llargo. Poca cosa, pensó, pocu alcance diba tener, pero ye lo qu’había, agora les coses yeren asina.

Llevantó la tapa de la mochila y calcó l’interruptor d’encendíu. Na pantallina apaeció la indicación “PASWORD?”. Marcó un códigu numbéricu nel tecláu y, cuando la lluz verde se prendió, supo que la suerte taba echada.

L’aparatón aquel que-y baldara la espalda agospiaba dientro seis discos duros, o como se llamaren, que nun taba él puestu en cuestiones tecnolóxiques, eso yera pa otros. Tolo que sabía yera que que nesos discos taben metíos un cientu de grabaciones. Pero él d’eso nun sabía, él namás yera un mulu, ufiertárase p’aquella xera, pa echar l’aparatu al llombu y andar siempre a la gueta d’un sitiu afayadizu, dalgún requexu que, recordó, cumpliere los tres mandamientos básicos: que nun tuviera perllonxe de la ciudá, que tuviera más altu que la ciudá, y por últimu, lo más importante: que se pudiese calcular que les autoridaes diben echar más de dos hores n’atopalu.

La cuestión yera que l’aparatu furrulaba solu, nun facía falta saber nada, el so trabayu yá taba fechu y agora quedaba namás esperar. Sentó en suelu xunta tol telar que recién montara.

D’un bolsu interior de la so xaquetona sacó un termu pequeñu, d’esos de trenta y cinco centillitros. Quitó la tapa, que facía les veces de taza, y llenóla col llíquidu que llevaba dientro. Yera café, café negru y afumiante. Bebió y notó’l calor percorriendo-y el cuerpu. Taba de sol, nun había una nube en cielu, pero l’aire yera fríu. Esa nueche xelara, de fechu inda podía sentir la rosada na yerba na que taba sentáu.

El procesador, o como se llamara l’aparatu de la mochila, rumbaba, y la llucecina parpaguiaba, señal de que taba faciendo’l so trabayu. Miró’l reló de pulsera: pasaren namás quince minutinos dende qu’entamara a emitir, nun había tovía de qué esmolecese. Tomó otru tragu de café. Como prestaba’l calorín baxando pel gargüelu.

Siguió ellí sentáu. El sol poco a poco diba caleciendo pese al fríu d’avientu. Nun se taba mal. Echóse a la llarga nel suelu, ignorando la humedá. Zarró los güeyos y sonrió, sonrió irónicamente al pensar nel sitiu nel que taba: un pequeñu descampáu de non más de tres metros cuadraos en metá d’un toxal nel monte, a la vera la ciudá, pero ensin nengún camín que s’empobinara ellí, nun siendo dalgún senderín casi tapecíu, polos toxos, escayos y otres plantes espinoses, ¡asina-y quedaren les piernes, toes esgatuñaes! Pero nun quedaba otro, agora tenía que ser asina, los tiempos de dir a emitir a un llar fixu, calentín y a resguardu, a la mesma hora toles selmanes… eso yá pasara. Los tiempos yeren otros.

Volvió a mirar el reló: cuarenta minutos, tiempu abondo pa localizar la emisión, yá podía empecipiar a tar sollerte a cualquier movimientu o ruíu.

Púnxose de pies, comprebó que l’emisor siguía furrulando bien. La emisión ya taba rexistrada, eso seguru. Tovía diben a char bien de tiempu n’atopar el sitiu exactu del que provenía, asina too quixo más tar preparáu pa correr si facía falta. Di tu que ¿pa ónde diba correr? Taba arrodiáu de toxos per toes partes menos pel senderín pel que llegara, que diba ser tamién per onde llegaren ellos si daben con él.

Enantes o dempués diben garralu, yera realista, a ver, nun tenía xeitu nengún querer engañase.

Cuando les coses se punxeren mal, y entamaren a precintar llares, prindar emisores, desmontar antenes… decidieron qu’ellos nun diben callar, y gastaron les poques perres que teníen en montar otros emisores y otres antenes n’otros locales, agora clandestinos. Pero siempre acababen alcontrándolos: dos meses, cuatro… pero cayíen. Dempués escomenzaron a emitir dende coches. Conducíase hasta un altu, montábase l’antena na capota, y a emitir. Cayeron como mosques, la media docena de coches-emisora nun duraron tres meses.

Surdió entóncenes la idea, sacada de les vieyes películes de guerra, de llevar la radio al llombu, una mochilona que guardare un equipu emisor, una antena portátil y a tirar p’alantre. Los programes grabábense nún estudiu clandestín, pero ensin el peligru de tar emitiendo al tiempu. Esos programes cargábense dempués nos discos duros de les diez mochiles-emisores que les “mules” diben encargase de llevar de xemes en cuando a sitios apartaos y poneles a furrular, a emitir. Nun diben callalos.

Lo que pasa que tardaron en cayer, sí, pero tamién cayeron. El métodu yera innovador, y pasó un tiempu enantes de que les autoridaes se pescanciaren de lo que taba pasando, pero descubriéronlo too cuando cayó’l primeru, y tres d’él seis más en sólo ocho meses. Agora namás quedaben tres.

Güeyó otra vez el reló: noventa minutos dende l’entamu de la emisión. Había que dir pensando en desmontar, que lo del mandamientu de les dos hores taba mui guapu enantes, cuando si te garraben dibes pa la cárcele, pero agora, que tiraben a matar, casi valía más dexar un programa a medies qu’arriesgase a que t’alcontraren.

Apagó l’emisor y entamó a endolcar el cable. Taba desmontando l’antena cuando empezó a oyer un motor d’helicópteru a lo lloñe. “Vaya”, pensó, “esto ye nuevu, quieren acabar con nós de la manera que seya”. Buscó alredor un sitiu curiosu n’ónde esconder l’equipu y escondése él. Sentíase cada vez más cerca.

Dio-y tiempu a echar la mochila pa ente los toxos enantes de que l’helicópteru de la policía apaeciese en cielu.

La nave baxó rápidamente a una docena de metros del suelu. L’airón que provocaben les aspes fízolu cayer al suelu mientres vía, pela regalla’l güeyu, a media docena d’axentes bien armaos amiyar per cuerdes hasta’l tarrén.

aguanta-qk-300x235

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>