pooo

Hay historias a  que la única forma de entenderlas es empezar por el final. En el castro de Pumarín todo acabo entre jarras y sidras con los jabalíes que fozan en el Purificación  Tomas asándose en las brasas del orgullo palentino, una fiesta tribal y atávica, las hordas del poblado se agolpaban en las taquillas para alistarse al próximo combate, los había que se ofrecían voluntarios para el puesto de base otros estaban dispuestos a dejarse la vida en la pintura, en torno al fuego de la humildad y la confianza en este equipo todos bailaban al son del cantar que pone esta guerra en el mapa. Si se puede.

Las legiones romanas se mostraron implacables en el cuerpo a cuerpo, los hoplitas organizados en torno al juego interior de los Rejón y Vera se impuso de salida en un partido que recordaba a la más duras de la batallas, un parcial de 10-0 nos llevaba a un final de primer cuarto en el que nos costaba atacar y mantener la intensidad defensiva de los invasores (12-22). La reanudación siguió el mismo guión, su fortaleza defensiva, en especial Charles Abaou legionario extranjero que intento secar a Victor Perez y la permisividad de los árbitros permitio que la batalla dejara un reguero de sangre. Nuestra resistencia se cimento sobre un inspirado Alvaro Muñoz (se cayó en la pócima de pequeño) la lira del poeta, un Hector Macia imprescindible en esta batalla y un triple de Van Wijck que nos permitió llegar al descanso con una diferencia de 9 puntos en contra y lo suficientemente vivos para respirar profundo.

En el descanso retomamos fuerzas, los chicos salieron con las pinturas de guerra, en las gradas el público rugía, vibraba,cantaba al ritmo de los tambores de los Blusters. Victor Perez (MVP) salio desatado, cambio la lira por una espada afilada y sin escudo, a pecho descubierto y con dos triples metió al equipo en el partido, sus espaldas las cubría Juan García. Los dos cometieron la tercera falta (rigurosas) tras un parcial 11-2. Las legiones retomaron aliento y devolvieron el parcial para llegar a la entrada del último cuarto con la misma diferencia 51-60. El ruido ensordecedor no nos impedía escuchar los cánticos de guerra.

En los tiempos muertos los chicos danzaban en círculos como poseídos, la batalla empezaba a llegar al territorio donde entre la vida y la muerte solo media el suspiro. Ese es el territorio de Diego Sanchez que convirtió cada movimiento en una racia llevando a Rejón al limite, desesperando a Urko haciendo creer a los suyos en lo imposible. Parecía que no era suficiente y tras un arranque incisivo en el que mostramos los dientes y cortamos alguna cabellera los romanos palentinos que ya rozaban la locura se distanciaban (56-69 a 3.25 para el final). Lo sucedido a continuación no se puede contar, fue una ráfaga, un delirio un arranque de honestidad y confianza sin precedentes, la grada y el equipo se unieron, la presión a toda pista asfixio las ideas visitantes (parecia imposible), el si se puede conquisto el inconsciente colectivo mientras Victor Perez provocaba una falta con tres tiros que nos metía definitivamente en el partido ( 7 abajo). En la espera del rebote, los jugadores palentinos se reían de la osadía de las gradas y la confianza ciega de los astures, sus ideas en ataque se nublaron definitivamente por la niebla que rodea la cordillera. La jugada del partido fueron los tiros libres que Juan García falló después de una falta estúpida de Rejón, la reacción al fallo de Juan fue tirarse al vacío del rebote con un hambre que pone los pelos de punta, coge su rebote y la pelota llega a nuestro Obelix (Alvaro Muñoz) que nos pone por delante a falta de 20 segundos (los árbitros se reían y disfrutaban del espectáculo), nos jugamos el partido en una defensa agónica que termino con la impotencia y la rabia de los legionarios que perdieron los nervios. Entramos en trance, nadie sabe como sucedió, nadie puede explicarlo, pero todos sabemos por que sucedió, todos podemos oír el latido del corazón de este equipo. No es un terremoto no, es el Oviedo Baloncesto. Si se puede.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>