basket2

Guillermo Arenas y sus argonautas dejaron la Isla de Asturalia envuelta en climas tropicales. En la Isla sus habitantes viven de espaldas al mar y no quieren saber nada de los desafíos de la navegación, aquellos más osados que plantean la posibilidad de surcar las aguas en busca de otras lenguas, son tachados de locos peligrosos. En la Isla donde nadie ya flota, el viento del sur trae un olor a muerto insoportable y las gentes se refugian en sus cuevas para escuchar a través de la vibración invisible de las ondas hertzianas las aventuras de los más osados nadadores de la liga LEBoro, que sobre sus humildes embarcaciones desafían al océano y a sus enemigos en pos del vellocino.


La travesía comenzó con esfuerzo luchando contra los ritmos envenenados de la costa del sol y las hordas locales al abordaje. En frente, caboteando, el Clínicas Rincón, equipo malagueño vinculado al Unicaja que repite un perfil típico de los equipos filiales, super-intensos, agresivos en defensa (la presión a toda cancha nos hace daño), impredecibles en ataque y con mucho talento. Estos Titanes comandados por un Todorovic (17p) letal, zarandearon de inicio la nave carbayona, sin fuerza en sus velas, mantenida a flote a golpe de timón de Cardenas y en el que Garret (8p y 6 reb) tuvo que agarrar los remos para mantener al equipo en el partido. El mar siempre profundo y salvaje nos dio una tregua que nos permitió ir al descanso con 36- 36 y la tripulación intacta.

Sacudidos por el oleaje y los monzones andaluces caímos seducidos en su ritmo de partido donde reinó dictatorial Tautvidas, hijo de Arvidas, conocido como Sabonis “recolector de nubes” y Dios del cielo y el trueno al que todos recordamos ataviado con la elástica de la URRS (escalofríos) reventando los aros estrellados. Los largos días de navegación empiezan a debilitar la mente de los nuestros, y nuestro contramaestre (Victor Perez) cae victima de un brote ( empezó el tercer cuarto nervioso, inquieto, hiperactivo, perdio balones y lo tiro todo) y no aprovechamos la eficacia de nuestra tripulación en la pintura (Juan Garcia está decidido a dar un paso adelante) navegamos como perseguidos contraviento, soltando lastre, pero el Clínicas se nos marcha, solo vemos su popa mientras el agua inunda nuestra nave 55-49 , amenaza de tormenta.

Achicando y con la tensión propia el naufragio a la vista entramos en el tramo decisivo donde las olas embisten nuestro mamparo, la tripulación se mantiene en pista gracias a las órdenes del capitán (Diego Sanchez) pero perdemos el timón, nuestro mástil (Van Wijck ) ve tierra entre el rugir de las olas, un faro a la vista alumbra la posibilidad de la cuarta victoria, el mar embravecido golpea la costa, a 1.16 para el final y nueve abajo, los cobardes se agarrarían al salvavidas y abandonarían el barco pero no es el caso de Arenas y sus Argonautas que pelean hasta el último suspiro, 2 triples seguidos uno de ellos de Victor Perez que ya estaba delirando en plan visionario nos acercan a tres  puntos, tenemos pelota para empatar que se nos escapa de las manos como la espuma de las olas de una costa que se aleja, 72-68 en el luminoso. Un naufragio en la orilla y la segunda derrota de la temporada para una tripulación preparada para luchar en todos los mares y competir en este océano salvaje que es la LEbOro.

Mientras tanto en la Isla, rompe a llover en un diluvio,  las gentes desafían a las autoridades y aprenden a nadar en el asfalto, las calles se inundan, construyen barcos, o se apuntan al campeonato 3X3 del 30 Aniversario de radio Qkaracha. La radio del BA-LON-CES-TO.

B.S.O “Ocean spray” de Manic Street Preachers

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>